Piscolabis

Es ante todo una forma divertida de comer donde no hay lugar para el aburrimiento, la tristeza y la soledad; si lo hay para las risas, la complicidad y las buenas compañías.

En Piscolabis ponemos en valor la cocina de calidad en porciones pequeñas, queremos que tú también disfrutes esta invitación gastronómica de una forma apasionada y viva. Propuestas, en definitiva, que te permiten saborear nuestra cocina, descubriéndote sus orígenes y sus esencias.

El Mediterráneo, el azul del mar, el sol luminoso de las mañanas. Propuestas a base de vegetales, salpicones, mariscos y pescados… Es nuestro destino hacernos a la mar gracias a estas propuestas, lugar de sueños y sorprendidas miradas, donde chuparse los dedos y picar lo mejor de cada puerto.

Propuestas donde nos llevamos un manjar a la boca que se acaricia con los dedos y se come en un bocado, o dos, o tres. No olvidamos nuestras “puras razas”; el jamón ibérico, las chacinas, el aceite de oliva… y como olvidar el pan crujiente, la “regañá”, las tostas… en nuestra cultura es el acompañamiento para todo, y aquí lo usamos para montar varios tipos de mini bocados con producto fresco.

Con merecido mimo y cuidado, tiramos una exquisita cerveza tan brillante de color como el trigo bañado por el sol y tan fría como un iceberg, una buena copa de vino blanco de Huelva o la exquisitez de una manzanilla de Sanlúcar, como la compañía perfecta de un buen Piscolabis.